Seleccionar página

La contratación de un seguro de deceso o bien conocido como un seguro de fallecimiento es una tarea que no es del agrado de la colectividad, sin embargo, prevenir en estos momentos es realmente importante para superar de manera más tranquila la tragedia.

Una situación realmente incómoda es cuando fallece un familiar, la sensación de tristeza y pérdida es abrumadora, sin embargo aunado a ello no se pueden dejar de lado las gestiones administrativas que este suceso acarrea.

Es por ello que se recomienda realizar la contratación de seguros de decesos a fin de permitir que una agencia (en este caso la aseguradora) gestione todo lo relacionado a la ocasión con la mínima intervención de parte del agraviado (los familiares).

Este servicio se presenta como un respaldo a los familiares que busca simplificar las gestiones administrativas relacionadas al sepelio, al mismo tiempo también evita que se deban cubrir los gastos relacionados a la defunción.

Coberturas de los seguros de decesos

Las coberturas de los servicio de sepelio y defunción están sujetas a la localidad donde de contratan así como también a la localidad donde indique el asegurado que se desea que se realice su sepultura, sin embargo también se toman en cuenta los siguientes aspectos:

  1. Prestación del servicio funerario, en carácter general este servicio cubre con el uso del féretro, el sudario, el coche fúnebre, el acondicionamiento del fallecido, así como gastos de inhumación o incineración (es posible que se incluya la urna).
  2. Gestiones administrativas, esto permite que el profesional asistente asignado en este tipo de ocasiones realice de forma directa todas las gestiones que demanda el sepelio, o permite que se facilite el asesoramiento de los familiares.
  3. Algunas coberturas opcionales, estas están sujetas a determinadas circunstancias en las que ocurra el fallecimiento que sin embargo debe estar especificadas en el contrato del seguro, estas coberturas son:
  • Traslado del fallecido.
  • Asistencia en viaje.
  • Accidentes.
  • Otras garantías (involucran la elaboración de testamento, asistencia médica, hospitalización, e incluso protección de pagos).

Las aseguradoras por lo general tienden a establecer el periodo anual, semestral, trimestral o mensual como formas de pago de este tipo de servicio, además algunas poseen carácter vitalicio, en este sentido el seguro estará vigente hasta el fallecimiento.

Sin embargo si llegase a ser cancelado el mismo es posible que se realice una devolución de todo lo que se ha abonado al mismo, de igual forma ocurriría si de efectuarse el sepelio no se utilizara todo el capital asegurado.

Exclusiones de este tipo de seguros

Por lo general estas pólizas no realizan exclusiones de forma aparente, sin embargo es importante resaltar que estas poseen un periodo de carencia exceptuando el caso en que el deceso ocurra de manera accidental.

Lo que deja excluyente entonces a los decesos por causas de catástrofes naturales, energía nuclear, acciones bélicas, actos terroristas o disturbios, en caso de ser causado por el propio asegurado la cobertura dependerá de la aseguradora.

Los seguros de fallecimiento incluso de han considerado como una extensión del seguro de vida, son la manera idónea de brindarle una cuota de sosiego a la familia ante la pérdida física de un ser querido.